browser icon
Estás usando una versión desactualizada de tu navegador. Por favor actualízalo!
Using an outdated browser makes your computer unsafe. For a safer, faster, more enjoyable user experience, please update your browser today or try a newer browser.

La anjova, la pesca deportiva por excelencia en el Mediterráneo

Publicado por el 25 diciembre, 2015

bluefish

Muchos son los nombres con que es conocida esta especie tan codiciada por los pescadores deportivos: Anjova, Golfás, Tallahams, Chova, Pejerrey, Bluefish (en inglés) …
Bajo cualquiera de estas denominaciones se esconde el Pomatomus Saltatrix, un poderoso pelágico que puede encontrarse en casi cualquier rincón del planeta donde las aguas no sean demasiado frías.

Sus rasgos más característicos son una boca armada con fuertes mandíbulas y dientes triangulares muy fuertes y afilados como cuchillas (de ahí su nombre de Tallahams, “corta-anzuelos” en catalán). Dispone de un cuerpo alargado, aletas robustas, con un pectoral suficientemente grande y un ventral relativamente pequeño. La aleta dorsal se divide en dos partes, la parte delantera es baja y tiene pequeñas espinas, la parte trasera es más bien alta, simétrica y opuesta a la aleta anal. Cuenta con una fuerte cola en forma de horquilla.

El color es gris plateado con tonos verdosos en la espalda, tendiendo a aclararse en los lados y el vientre, las aletas son de color oliváceo. Además cuenta con un punto negro en la base de la aleta pectoral.

Los ejemplares adultos pueden llegar a medir más de un metro de longitud y alcanzar los 10 kg de peso.

Es un pez migratorio por lo que su abundancia varía durante el año, puesto que cuando la temperatura comienza a descender, desaparece en busca de aguas más cálidas.
Afortunadamente en el Mediterráneo, dadas sus características, es posible encontrarlo casi durante cualquier estación, pero será en primavera-verano donde se acercará más a nuestras costas y mostrará mayor actividad, por lo que será mucho más sencillo dar con ellos.

Cazador incansable no dudará en introducirse varios kilómetros río arriba en busca de sus presas. Principalmente se alimenta de mújoles (llisas o lisas), salmonetes y pequeños cefalópodos. Es un pez gregario que suele viajar en grupos muy numerosos, sobretodo cuando se trata de ejemplares jóvenes, y es por eso que, cuando dan con un banco de comida, puede provocar auténticos espectáculos en la superficie.

montauk bluefish

A por ellas!

Entre los pescadores deportivos, se ha ganado a pulso el sobrenombre de “El Rey”, por el poderío en sus picadas y su brava resistencia.

¿Dónde será más fácil encontrarlas?
Sin duda donde abunde su comida preferida. Y esto suele suceder en las desembocaduras de los ríos o en las entradas de los puertos. Un buen truco consiste en estudiar la zona y ver si embarcaciones de pesca comercial (como las sardineras) entran diariamente en el puerto. Si es así, seguramente las anjovas irán tras ellas.

Muy bien, las hemos localizado, pero … ¿Cómo las pescamos?
Cuando las tentamos a spinning, podemos hacerlo básicamente de dos formas, y dependerá del tamaño de los ejemplares y la época del año, nos funcionará mejor una que otra.

  • A superficie: empleando paseantes, poppers y pencil-poppers. Los paseantes tienen movimientos sinuosos y atractivos, y serán especialmente efectivos en ejemplares no demasiado grandes y cuando están bastante recelosos. La técnica utilizada es el Walking-The-Dog (literalmente paseando al perrito). Mediante pequeños toques de puntera haremos que el señuelo realize movimientos en forma de Z.
    En cambio cuando los peces tengan ya cierto tamaño o estén cebados con sus presas en la capa superior del agua, podemos emplear los poppers o pencils, que son señuelos que levantan mucha agua y que, trabajándolos con movimientos más bruscos de puntera y recogidas frenéticas, conseguiremos provocar picadas espectaculares.
    pencils
  • A media agua: mediante el uso de minnows o bucktails, empleando generalmente la técnica de Jerking. Es de suma importancia analizar el estado del agua y el cielo, para saber qué colores pueden funcionar mejor. Por regla general deberemos utilizar colores muy claros o vivos en aguas turbias, de noche o con cielo nublado, y colores más naturales si consideramos que hay mejor visibilidad. El tamaño de los señuelos también puede influir enormemente. Aunque pueden entrar ejemplares pequeños a señuelos grandes, estudia qué tipo de pez pasto es el que están cazando e intenta imitarlo en movimiento y tamaño.
    minnows

Cuando hayamos conseguido engañarlos y hayan picado en nuestro señuelo, os recomiendo intentar recuperar la pieza lo antes posible, sin dejar destensar nunca la línea, porque intentará por todos los medios liberarse y cortarnos el hilo. Es en estos momentos de mayor tensión y disfrute cuando nos obsequiará con increíbles saltos fuera del agua y potentes tirones … un espectáculo !
golfas_salto
Una vez cobrada la pieza, sujetadla bien y utilizad siempre alicates para desanzuelarlos. Si pueden cortar un hilo de alambre, romper un anzuelo o incluso partir en dos un pez de 2kg, imaginaos qué pueden hacer con nuestros dedos …

Respetemos al Rey
Dado que la anjova no es un pescado gastronómicamente muy apreciado por su carne, más bien floja, respetémosle
De nada sirve quejarnos de que cada día la pesca está peor, que los bolos se suceden, etc. etc., si cuando tenemos un día bueno hacemos una masacre sin miramiento. Nos iremos a casa con mejor sabor de boca si, tras bonitas peleas, decidimos “perdonarle la vida” a este titán. Practica Captura & Suelta.
IMG_8398

Un pequeño consejo
Y ya para finalizar, os dejo una recomendación. Si, como en la mayoría de zonas de pesca, está sobreexplotado y hay mucha más gente pescando … INTENTA ALGO DISTINTO.

Esta entrada se la dedico a dos de mis grandes compañeros de fatigas. Vincenzo i René … va por ustedes!

IMG_8571

Una respuesta a La anjova, la pesca deportiva por excelencia en el Mediterráneo

  1. vincenzo

    “El Golfas” de toda la vida que recuerdo yo,si señor,aun recuerdo de pequeño mis inicios a la pesca con mi tio Emilio, gran pescador de Golfases ,cuando se oia el Sagarra Tarzan sacando hilo nos daba un ataque de taquicardia con unas picadas descomunales “pescando a fondo con sardina” y ofreciendo despues una dura batalla, entonces fue cuando me envenene de la pesca gracias a este maravilloso pez.
    Ahora ni son tan numerosas las capturas ni del tamaño de los de antes pero no hay mas satisfaccion de pescarlos a spinning con equipo adecuado y si despues los devuelves a su habitat la satisfaccion es doble y te marchas a casa con una sonrisa de oreja a oreja.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

©PescaSpinning.es '2019 - Todos los derechos reservados